Cada día son más las familias que optan por la tecnología led en sus hogares, pues su aporte principal es el ahorro de energía, lo cual conviene a nuestro bolsillo, pero cuáles son estas ventajas. Aquí te lo explicaremos y sin duda no lo pensarás para empezar a utilizarla en casa.

Una lámpara led proporciona un ahorro económico evidente en la factura de la luz

Menor consumo energético: Consume hasta un 85 % menos que la iluminación tradicional.

Larga durabilidad: las bombillas led ofrecen entre 35.000 y 50.000 horas de funcionamiento, que contrastan con las 1.000 horas de las bombillas incandescentes. Y como duran mucho más, se ahorra en la adquisición de recambios y en la mano de obra para sustituirlas.

Disminuye la contaminación lumínica: a través de la direccionalidad de los dispositivos led, la luz que emiten no se esparce en todas direcciones. Esto hace que su exposición al cielo sea mucho menor.

Son menos contaminantes: este tipo de tecnología no funciona ni con mercurio ni con tungsteno. La ausencia de estas sustancias hacen del led un producto más seguro y menos contaminante. Además, las luces led no emiten radiación infrarroja ni ultravioleta. Y al ser más eficientes producen menos CO2. O sea, que usar leds también representa un beneficio evidente para la preservación del medio ambiente.

Más resistencia: resisten fácilmente los cambios térmicos, la humedad, las vibraciones, los golpes accidentales e incluso las oscilaciones en el flujo de electricidad de un hogar. Esto quiere decir que las luces no se quemarán con facilidad y que no habrá filamentos rotos al más mínimo golpe.

Encendido instantáneo: no demora nada en encenderse una vez se acciona el interruptor, no provoca parpadeos y desde el primer segundo da la máxima potencia de luz.

Variedad de diseños y colores: en el mercado existe una gran variedad a la hora de escoger una iluminación de acuerdo a sus necesidades.